El día que me tocó la lotería

Escrito por elojeadordelatribuna 28-12-2016 en Racing. Comentarios (0)

Como manda la tradición, cada 22 de diciembre se celebra el sorteo de la lotería de Navidad. Cada año, mi abuelo coge su décimo (o mejor dicho sus décimos), se sienta delante del televisor, y sigue con toda atención la extracción de todos y cada uno de los números premiados. Este año, la costumbre se repetió pero con una pequeña diferencia; un transistor acompañó a mi abuelo y al resto de mi familia durante toda la jornada.

Este 22 de diciembre viví mi primera experiencia radiofónica lejos de los Campos de Sport de El Sardinero. El escenario, el mejor posible, San Mamés; un estadio absolutamente espectacular, un lugar perfecto para hacer radio, lo que me apasiona. 

El Racing viajaba a Bilbao como antaño, pero esta vez de manera efímera para enfrentarse al Athletic en la vuelta de los dieciseisavos de la Copa del Rey. Los vascos obtuvieron un 1-2 en Santander y, aunque eran pocas las esperanzas de hacer la machada frente a un primera, más de 700 aficionados verdiblancos dieron fuerza desde la grada a un equipo que más allá del resultado final, hizo un partido más que digno.

Más allá de lo deportivo, en lo personal el 22 de diciembre de 2016 lo recordaré para toda la vida por todos los momentos. Las horas previas al partido, las “mini tertulias” con Gerardo y con Jaime tomando un café en el centro de Bilbao, la tremenda ruta turística (por no llamarlo maratón) por la capital vasca, el instante en el que cogí mi primera acreditación lejos de Santander, la entrada al estadio y el momento en el que el interior de la futura sede española de la Eurocopa 2020 llegó a mis ojos, absolutamente espectacular.

Si me tuviera que quedar con un instante en especial, lo tendría claro; el rugido de la Catedral cuando saltaron los veintidós protagonistas al césped me enmudeció y me dejó absolutamente colgado, pero si hablamos de dejar sin palabras me tengo que referir otra vez a la afición racinguista, porque ellos tuvieron al “león” de la grada de San Mamés absolutamente silenciado.

Cuando todo terminó y cogí mi coche para volver a casa, supe que me había tocado la lotería porque aunque mi abuelo no ganó la millonada de turno en el sorteo, si que disfrutó tanto como su nieto de una experiencia imborrable que ojalá pronto se repita. Gracias por hacer que este 2016 sea un año imborrable para mi. 

Feliz 2017.

Alex García

@AlexRRC97