La redención rojiblanca

Escrito por elojeadordelatribuna 18-10-2016 en LaLiga Santander. Comentarios (0)


El Atlético de Madrid, un equipo que nos tiene acostumbrados tanto a contemplar sus grandes logros como a alucinar con sus enormes y sorprendentes papardas. El Cholo Simeone ha logrado convertir esa irregularidad en éxito tras éxito. Si somos realistas, podemos afirmar que ningún aficionado rojiblanco, años atrás podía llegar a imaginar que a día de hoy su equipo iba a estar tuteando a Real Madrid y Barcelona, disputándoles y ganándoles títulos.

Pero, ¿dónde está el secreto de Simeone?, es simple; el Cholo es un gran entrenador pero, ante todo, es un motivador nato. Él y solamente él ha sido capaz de convertir a jugadores como Juanfran, en una autentica bestia de la banda derecha. Ha logrado hacer de Gabi, que apuntaba a jubilarse vestido de rojiblanco, un auténtico estandarte colchonero; el capitán, el hombre que guía, en su segunda juventud, a sus 10 compañeros a la victoria.

Si al gen estimulador de Diego Simeone le sumamos que ha encontrado a la novia perfecta, la mezcla es explosiva, y así se está viendo; Europa League, Supercopa de Europa, dos finales de Champions League, Copa del Rey, Supercopa de España y, por supuesto, la liga del año 2014… !y liderando la edición de este año! El matrimonio Cholo-Atleti, Atleti-Cholo debería ser eterno, juntos funcionan mejor que los engranajes del Big Ben, por separado tengo mis dudas de que vuelvan a ser lo mismo.

Lejos quedaron los descensos a Segunda División, ya nadie recuerda la enorme racha de derrotas frente al Real Madrid y por supuesto, lejos en el olvido quedan los escándalos de los Gil-Marín. A ti colchonero, siéntate y disfruta de esta nube en la que estás envuelto, disfruta de las victorias, del juego, de los títulos, del “Ole Ole Ole Cholo Simeone” y siente orgullo de lucir el escudo del único equipo capaz de dar un puñetazo en la mesa en España y en Europa y de decir presente frente a los clubes más grandes e imponentes del mundo, porque este puede ser tu gran año. Todo ello es motivo suficiente para gritar a los cuatro vientos “Nunca dejes de creer”.


Alex García

@AlexRRC97